El gran Tchavolo Schmitt. Un referente. Pura sensibilidad y emoción. Swing…swing…swing….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *